rehabilitación de fachada con mortero monocapa

Mortero monocapa

10 mayo, 2020

mortero monocapa

fachada mortero monocapa

El mortero monocapa es un revestimiento continuo, industrializado que se suministra listo para ser mezclado con agua amasado y extendido. Coloreado en masa, diseñado para la decoración, renovación e impermeabilización de fachadas, como en muretes, patios de luces, paredes, etc.

Es impermeable a la lluvia y permeables al vapor de agua, por lo que evita eficazmente la formación de humedades.

También sus propiedades más destacadas son altas adherencias, buenos rendimientos y homogeneidad en las mezclas. Además escasa tendencia a la segregación, alta resistencia al descuelgue, buena retención de agua y alto tiempo de trabajabilidad. Por lo que garantiza una fácil aplicación mediante una sola capa y una gran durabilidad.

Esto supone una alternativa al sistema tradicional de enfoscado y pintado que aporta una estética y textura características.
Están compuestos por un conglomerante hidráulico, áridos de granulometría seleccionada y aditivos específicos.
Especialmente relevante se destaca su homogeneidad en la mezcla, escasa tendencia a la segregación, alta adherencia, mayor resistencia al descuelgue. mayor rendimiento.

¿Qué es el mortero monocapa?

Está fabricado con áridos de cuarzo que le aportan alta dureza y resistencia y una muy buena durabilidad a largo plazo. Combinado con conglomerantes, aditivos químicos que confieren o modifican las características del producto. Así mismo es retenedor de agua, hidrofugante, fibras, aireantes, acelerantes, retardantes, resinas sintéticas. Pigmentos de naturaleza inorgánica, estables a la luz del sol y compatibles con el resto de las componentes
Existen gran variedad de acabados en el mortero monocapa pudiendo elegir diferentes texturas y colores según el fabricante.

En la rehabilitación de fachadas, el mortero monocapa es muy utilizado, es apto para aplicar en paramentos verticales, ya sean interiores o exteriores. Se adhiere sin dificultad, sobre hormigón liso y celular, ladrillos cerámicos, mampostería, bloques de termoarcilla y hormigón, enfoscado de cemento, tabiquería cerámica de gran formato.

Su empleo permite modificar en muy poco tiempo el aspecto de la fachada. Ofreciendo además múltiples posibilidades estéticas en cuanto a colores y texturas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Rehabitech Vertical (@rehabitech) el

Tipos de acabados

Raspado

Se aplica sobre el soporte un espesor de 12 a 15 mm, se extiende y reglear el material.
Esperar de 2 a 20 horas (según el tipo de soporte y las condiciones ambientales) a que el producto endurezca.
A partir de este punto, podemos proceder al raspado.
Es importante cepillar la fachada después del raspado, para eliminar el polvo y los restos de material.
Para evitar posibles variaciones en el color, efectuar la operación de raspado de las diferentes zonas del revestimiento cuando todas ellas estén en el mismo punto de fraguado.

Piedra proyectada

Después de la aplicación del mortero, reglear el material y esperar un máximo de 1 hora (según el tipo de soporte y las condicione s ambientales).
La piedra debe presentarse siempre lavada y seca, evitando de esta forma problemas en la adherencia de la misma y posibles carbonataciones del mortero.
Seguidamente, proyectar manualmente el árido escogido.
Cuando la pasta empiece a endurecer, presionar “planchar” ligeramente con la llana, al objeto de conseguir que el árido y el mortero queden al mismo nivel.

Fratasado o remolinado

Se aplica sobre el soporte un espesor de 10 mm.
Primeramente se ha de reglear el material y esperar de 1 a 8 horas, a que el mortero alcance el punto de endurecimiento adecuado.
El revestimiento se encuentra en su punto óptimo, cuando la consistencia del material permite el tratamiento de la superficie, sin afectar a la adherencia del mismo.
Se pueden obtener diferentes terminaciones de fratasado según el tipo de herramienta utilizada (fratás, esponja, etc.).

Impreso

Se aplica sobre el soporte un espesor de 10 mm.
Primeramente se ha de reglear el material y esperar de 1 a 8 horas, a que el producto alcance el punto adecuado de endurecimiento.
El revestimiento se encuentra en su punto óptimo, cuando la consistencia del material permite el tratamiento de la superficie, sin afectar a la adherencia del mismo.
Se recomienda ejercer una presión suave y en una sola pasada sobre el mortero para evitar posibles fisuraciones.

Gota

Se aplica sobre el soporte una primera capa de espesor de 10 mm.
Reglear el material y esperar de 24 a 48 horas (según tipo de soporte y las condiciones ambientales) a que el mortero alcance el punto de endurecimiento óptimo.
Seguidamente, se proyecta una segunda capa de 3 a 6 mm de espesor. Se puede aplicar con pistola de proyección, ajustando el ángulo de la boquilla hasta obtener el acabado deseado.

Gota chafada

Tomando como base la terminación en gota y con la ayuda de una llana de plástico, chafar las crestas de la terminación, cuando la pasta de gota está aún fresca.

Mortero monocapa aligerado


“Semi aligerado e impermeable”

Monocapa premiun


“Aligerado y armado con fibras”

Monocapa piedra


“Impermeable”

El revestimiento de la fachada con mortero monocapa, es ideal para la renovación de toda la fachadas o reparaciones puntuales.
A si mismo es utilizado en la reparación de balcones dando un acabado estético muy bueno.
Es imprescindible el asesoramiento de una empresa profesional y especializada, para la elección de los colores y el acabado.